¿Y si el niño sobreviviente en Libia fuera mi hijo?

“Los padres sabemos muy bien que de ninguna manera podríamos solos con el sagrado compromiso de criar un hijo”. Estoy leyendo Tu hijo, tu espejo de Martha Chávez, un libro que me recomendó una amiga y que a su vez les recomiendo. La autora escribe esta frase en relación a la necesidad de los padres de vivir la espiritualidad, la cual no tiene que ver con religiosidad, sino con la conexión con algo más allá, con algo en lo que creemos.

Los padres no somos diferentes a los demás mortales, pero yo sí añadiría que es más imprescindible para nosotros la necesidad de creer en algo. En mi caso, necesito creer que el amor es lo que une a las personas, y que hay algo que no se ve, que lo une todo. Necesito creer que la esencia de la gente es el amor. ¿Por qué?

Les pongo un ejemplo. Hace unos días se cayó en Libia un avión del que solo sobrevivió un niño. Cuando veo esas noticias siempre pienso, ¿Y qué tal si ése fuera mi hijo? Recientemente, después de haber pasado el terremoto que sufrimos en Chile, esa idea resulta aún menos descabellada. La única manera que tengo de seguir por la vida sin que esa angustia me oprima, es creer, tener fe, en la bondad de las personas y que si eso pasa, alguien bueno se van a ocupar de mis hijos, así sea un extraño.

Así que  necesito creer en el amor que vive dentro de la gente, porque de otra manera, la preocupación no me dejaría vivir. Así mismo, siento la obligación de estar alerta a cualquier niño que pueda necesitar de mí, sobre todo en ausencia de sus padres. El otro día, cuando cruzaba la calle, un niñito se quedó atrás de su papá para recoger algo que se le cayó. Yo iba detrás de él y  espontáneamente me agaché a decirle que se apresurara a cruzar, que venían autos. No hace falta que haya una gran catástrofe para que necesitemos que alguien se ocupe de nuestros hijos. Puede ser que nos ausentemos por unos segundos y que sea en ese momento que la bondad de otra persona haga la diferencia.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Anuncios

Un pensamiento en “¿Y si el niño sobreviviente en Libia fuera mi hijo?

  1. Disfruto todo lo que escribes y me engancha de una manera extraordinaria, enseguida me conecto en lo que piensas o sientes…algunas veces, me haces recordar mis propias experiencias. Esa preocupación de estar y no estar, eso de imaginarse “la vida sin mi” cuando se tienen hijos, es un tema que puede causar insomnio, canas y arrugas verdaderas…Hace poco en el Cole de mi hija preparaban un simulacro en caso de sismos…estuve como expectadora y mientras tanto pensaba que los ángeles de la guarda habitan en el corazón y la sonrisa de la gente y no te quepa duda, siempre están junto a nuestros más preciados tesoros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s