Santiago y el casino del poder

Esta mañana estuve caminando por la Avenida Américo Vespucio de Santiago una avenida con un gigantesco bulevar en el medio, lleno de árboles, caminadores y ciclistas. Hermoso, con la grama bien cuidada, con esculturas y fuentes. Y lo más impresionante: 2 horas de caminata y me encontré 3 envoltorios de Super 8 (una galleta tipo wafer forrada de chocolate). Me pregunto si los chilenos se darán cuenta de que prácticamente no hay basura regada en su ciudad. Creo que no. Tampoco creo que se den mucha cuenta de la nieve en las montañas y de lo increíble que es el otoño. O a lo mejor sí. Pero para ellos no es la primera vez, y aunque tengan todo el espíritu joven que quieran, no pueden ver el cambio de hojas de su ciudad como lo veo yo. Como la primera vez.

Cuando veo en las noticias a Hillary Clinton y a Barack Obama de aquí para allá, habla aquí, habla allá, me entra esa certeza de que nacieron con poder, de que no se lo ganaron. O más bien, que un día se dieron cuenta de todo el potencial que tenían, de todo lo que podían hacer y se pusieron a jugar con eso, a ver hasta dónde llegaban. Y me parece que soy parte de un grandísimo juego y que ellos nos mueven como fichas, o como montones de fichas como las del casino, solo que en vez de ser de 100 $, 200$, etc, son fichas de 10 millones de personas, 20 millones de personas, etc.

De vuelta al planeta Tierra pues, que tengo un bebé muy sonriente que me está esperando.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s