Cambiar el mundo de una persona

En el año 2011, Elí Bravo entrevistó a Maickel Melamed (famoso entre otras cosas, por su participación en el Maratón de New York de ese año, a pesar de su condición física de retraso motor) .

Melamed:  El verdadero sentido de mi vida lo descubrí en un viaje a Londres.

Elí Bravo:  Ah sí, ése fue el viaje que hiciste con la excusa de aprender el idioma, pero tú ibas buscando otra cosa

Melamed: Así es. No sabía qué iba buscando pero sin duda de esas magias que ocurren en la vida para cada quien que esté dispuesto a verlas ¿No? Londres es una ciudad que, quienes la conocen saben que es una ciudad muy fría, que para nosotros los latinos la gente es completamente opuesta, simplemente es otra cultura, no es la calidez que por lo menos yo viví en mi país natal Venezuela, y siendo la primera vez sólo, era increíble, la comida igual… y yo tenía la expectativa de poder caminar allá, pero el frío me paralizó. La primera semana fue absolutamente oscura, hasta que yendo a unos cuantos kilómetros de distancia, (porque yo andaba en la silla de ruedas, no me podía parar) a mi colegio, se me cruza un niñito de 2 años, una cosa así, de 3 años, son su mamá yendo al colegio. Ese niñito – no sé cómo hizo- volteó y simplemente me dijo “Good morning” y me regaló una sonrisa. No sé, no sé qué pasó allí. Fue un contacto pleno, yo digo que… el niño no sabe lo que hizo, me cambió la vida.

A principios de 2003, a raíz del largo paro nacional que hubo en Venezuela, me quedé sin trabajo. Una cosa llevó a la otra y emigramos mi esposo y yo a New Jersey. Mi permiso de trabajo se tardó un tiempo, y cuando por fin salió, nos enteramos que nos teníamos que mudar a Miami. En resumen: estuve un año sin trabajar (los primeros dos meses marchando en las calles de Caracas, los 4 meses siguientes tamborileando los dedos en la mesa de nuestro comedor (en Caracas también), y los siguientes 6 meses caminando y meditando en New Jersey). Así que cuando llegamos a Miami  a finales de diciembre de 2003 tenía un firme propósito: empezar a trabajar inmediatamente, no importaba haciendo qué.

Así me encontré en enero de 2004 como Front Desk Officer (una manera bonita de decir recepcionista/ cajera) en el Hotel Marriott de Brickell Ave. Un día, entre gente que llega y gente que va, un tipo como cualquier otro, en traje y corbata como cualquier otro, me dice: How’s business today? (¿Cómo va el negocio hoy?). Yo levanto los ojos de la pantalla y pienso, ¿Qué me preguntó? ¿Que cómo va al negocio hoy? ¿Qué negocio? ¡Ah sí! ESTE negocio. Eché una ojeada rápida a la pantalla y me apresuré a responder lo más profesionalmente posible, en inglés: Hoy muy bien gracias, estamos con el 85% de ocupación. Esa persona hizo que de repente yo no  fuera más la Front Desk Officer sino la directora y dueña del Marriott.

Después de esa ocasión, varias personas, a lo largo de los meses que estuve trabajando allí, me hicieron la misma pregunta y me di cuenta que era una frase de cortesía, como cualquier otra. Sin embargo, cada vez que me la preguntaban, yo crecía como 10 cm. Al igual que le pasó a Mikael Melamed con el Good morning del niñito de tres años, a mí ese primer  “How’s business today?” me cambió el mundo.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Anuncios

2 pensamientos en “Cambiar el mundo de una persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s