Muchas gracias Tierra

Mi hija de siete años estaba a la expectativa del Día de la Tierra. ¿Qué vamos a hacer? No sé, ¿Qué se te ocurre ? ¡Un día sin electrónicos! … y podemos hacer un picnic…

El día llegó y les digo a mi esposo y a mi hija: (el más pequeño tiene solo dos años y por ahora no entra en la toma de decisiones) tenemos todo un día sin electrónicos  – medio día, rápidamente aclaró mi esposo – Ok, medio día sin electrónicos ¿Qué tal si nos vamos al Parque Araucano caminando ?

Ese parque está a 40 minutos caminando lento. Pero usualmente lo más difícil no es el proceso de convencerlos de echarse la caminata, sino de desconectarse. Así que, dado que no había más nada qué hacer, nos fuimos (en realidad mi hija sí hizo un drama, pero no tuvo más remedio que venir ).

No se había terminado de cerrar la puerta y R ya estaba preguntando que cuándo nos podíamos detener. Pero gracias a que estuvimos buscándole conversa y haciéndole juegos todo el camino, hasta allí llegó la reclamadera. Eso sí, no estaríamos conectados, pero los My Little Ponies estuvieron siempre presentes. S se trajo sus autitos en una bolsa y quería sacarlos y ponerse a jugar en el camino, en el medio del paso de las bicicletas, cada vez que pensaba que ya había llegado. Después de varios intentos, desistió.

En la entrada del parque había una feria con stands sobre cómo reciclar. Entre otras cosas, R se hizo un gorro de papel periódico, y yo aprendí que el tetra pak está hecho de aluminio, cartón y plástico, y que el vidrio es fundamentalmente arena. Aquí en Chile  algunas comunas se encargan de poner unos sitios en donde la gente lleva lo que se puede reciclar, y luego el sector privado se encarga de reciclarlas. Muchas de estas organizaciones son sin fines de lucro y se financian con lo  que ganan vendiendo el material reciclable (por ejemplo, había una que reciclaba tapas para colaborar con personas con discapacidad, otra que reciclaba papel para una fundación pro adopción, etc ).

En el parque descubrimos una sección que no conocíamos que tiene una fuente y un jardín de rosas muy bonito. Allí hicimos un picnic con la pizza que mi esposo había hecho el día anterior, y los niñitos disfrutaron mucho con los juegos modernísimos que tiene el parque.

Yo ni soñaba con regresar caminando, de hecho, para convencerlos, antes de salir de la casa les había dicho que nos podíamos regresar en taxi. Pero mi esposo quiso devolverse a pie y R no reclamó, así que así lo hicimos.

¡Gracias Tierra por darnos una excusa para desconectarnos un poco! (aunque cuando regresamos del parque dimos por concluido el día y nos conectamos de nuevo).

Por Michelle Lorena Hardy  –   Chicadelpanda.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s