Nada mejor que hacer algo que nunca habías hecho

Leyendo un blog de humor venezolano, me encontré con algo así: no twitees todo lo que haces. No escribas “aquí estoy echado en la cama con mi gordita” porque a nadie le importa. A menos que la gordita sea una celebridad, por supuesto. La verdad que me pareció muy cómico y me inspiró para escribir el post de hoy.

A veces una actividad totalmente banal puede ser una noticia, dependiendo de quién la realiza. ¿Verdad? OK. Así que aquí les tengo la noticia: Mamá de dos, a sus 38 años, cose por primera vez en su vida un ruedo.

¡Ah! ¿Cómo les quedó el ojo? Pues sí, yo y las agujas no nos llevamos muy bien. Desde que era chiquita, con las monjas de colegio, era casi una tortura los fulanos regalos del día de la madre. Que así no, así, insistían, y yo desesperada. Mi mamá  me agradecía el esfuerzo, pero resultaban unas cosas de terror. Por suerte, de vez en cuando las maestras tenían piedad de mí y terminaban ellas mismas el bordado.

Así que antes, si tenía que coser un ruedo, éste iba directo a la costurera. Lo mismo con cualquier ropa que hubiera que reparar de mis hijos o de mi esposo. Excepto los botones (por eso tengo por ahí unos hilos de colores y unas agujas).

Sin embargo, como estoy tratando de llevar un estilo de vida más simple y amigable con la naturaleza, no estoy comprando casi nada a menos que no tenga más remedio. Eso quiere decir que no me puedo dar el lujo de no repararlo porque ahora tengo menos ropa, así que he tenido que empezar a coser (¡a coser !)  alguna que otra media, alguna que otra camisa, algún que otro hueco en las pijamas, y alguna que otra blusa.

Así que cuando le compré a mi hija un pantalón nuevo para el colegio, al pensar lo que me iba a cobrar la costurera de la franquicia de tintorería que tenía cerca, ya estaba un poco más “experimentada” con esto de coser,  y realicé un gran acto de valentía. Puse a mi hija en un banquito – como había visto hacer a la costurera – puse los alfileres, y luego me lancé a coser el ruedo. Quedó de maravillas. Unos días después, en un ataque de creatividad, inventé un parche de una media que no tenía par y le reparé un hueco a nivel de la rodilla a un pantalón de mi hijo de dos años. ¿Qué tal? ¿Es o no, un notición esto?

Por Michelle Lorena Hardy –   Chicadelpanda.com

Anuncios

2 pensamientos en “Nada mejor que hacer algo que nunca habías hecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s