La petición a Dios de la autora de Come, Reza, Ama

Hay ciertos posts de este blog que están metidos en mi cabeza  y ruegan por salir. A veces los empujo para atrás por días, a veces semanas, y vuelven a ponerse de primeros en la fila, gritando: “¡Escríbeme ya !” A veces ( bueh… casi siempre ) me gusta creer que hay una fuerza sobrenatural decidiendo qué pongo y qué no, qué día. Algo así como una editora del más allá, o un ángel, o mi abuela que ya dejó este mundo, que dice, “si lo pones hoy, va a beneficiar a alguien, pero si lo pones en dos días, no”.

Así que mi editora decidió que tengo que traducirles un pedazo del libro de Elizabeth Gilbert, Come, Reza, Ama (el mismo en que se basó la película del mismo nombre con Julia Roberts de 2010). Sí , un “pedazo”, como un pedazo de torta. Porque estas palabras se comen, se disfrutan, y, como la canción  de La manzana se pasea, hasta te curan. 

Así que estábamos manejando a través de Kansas, yo en mi estado normal de sudosa ansiedad acerca del arreglo del divorcio – ¿Firmará o no firmará? y le digo a Iva, “No creo que pueda soportar otro año en corte. Desearía escribirle una petición a Dios, pidiendo que esto termine”.

“¿Y entonces por qué no lo haces?”
Le expliqué a Iva mis opiniones personales sobre rezar. En particular, que no me siento cómoda pidiendo cosas específicas a Dios, porque para mí se siente como una especie de debilidad de fe. No me gusta pedir, “¿Cambiarías ésta o aquella cosa en mi vida que es difícil para mí?” Porque – ¿Quién sabe? – Dios puede querer que yo enfrente un reto particular por alguna razón. En vez de eso, me siento más cómoda pidiendo por valentía para enfrentar lo que sea que ocurra en mi vida con ecuanimidad, no importa cómo las cosas salgan.

Iva me escuchó educadamente, y luego preguntó, “¿De dónde sacaste esa estúpida idea?

“¿Qué quieres decir? “
” ¿De dónde sacaste la idea de que no tienes permitido hacerle una petición al universo cuando rezas? Tú eres parte del universo, Liz. Tú eres una parte de él – tienes todo el derecho de participar en las acciones del universo, y hacer que tus sentimientos sean oídos. Así que pon tu opinión allá afuera. Defiende tu caso. Créeme – por lo menos será tomado en consideración. “
“¿De verdad?” Todo esto era una noticia para mí.
“ ¡De verdad! Escucha — si fueras a escribirle una petición a Dios ahora mismo, ¿Qué diría ?

Pensé por un rato, luego saqué un cuaderno y escribí esta petición:

Querido Dios.

Por favor, interviene y ayuda a que este divorcio termine. Mi esposo y yo hemos fallado en nuestro matrimonio y ahora estamos fallando en nuestro divorcio. Este proceso envenenado nos está trayendo sufrimiento a nosotros y a todos los que se preocupan por nosotros.

Reconozco que estás muy ocupado con guerras y tragedias que son conflictos mucho más grandes que la contínua disputa de una pareja disfuncional. Pero es de mi entender que la salud del planeta se ve afectada por la salud de cada individuo que está en él. Mientras haya dos almas trabadas en conflicto, el mundo se  contamina por el mismo. De manera similar, si una de las dos almas puede liberarse de la discordia, esto incrementará la salud general del mundo, de la misma manera que unas pocas células en un cuerpo pueden incrementar la salud general de un cuerpo.

Es mi humilde petición, entonces, que nos ayudes a terminar este conflicto, para que otras dos personas tengan la oportunidad de ser libres y saludables, de manera que haya menos amargura en el mundo, el cual ya tiene demasiados problemas por sufrimiento.

Te agradezco por tu amable atención.
Respetuosamente,
Elizabeth M. Gilbert

Luego su amiga le dice que ella la firmaría; que sus papás también. Y empiezan a pensar, entre las dos, quién más la firmaría. Vivo o muerto. Desde Bill Clinton hasta San Francisco de Asís, se quedan nombrando personas por un buen rato. Elizabeth se queda dormida – no sabe cuánto tiempo – y se despierta, bostezando. De repente, suena el celular.

Tomo el teléfono y susurro hola.

“ ¡Buenas noticias! ” Anunció mi abogado desde una distante Nueva York. ” ¡Lo acaba de firmar! “

Pues hasta aquí llega el pedazo de torta de palabras. Espero que les haya gustado.

Por : Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Anuncios

Un pensamiento en “La petición a Dios de la autora de Come, Reza, Ama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s