Cuando voy más lento puedo decidir

Una servilleta de tela de cuadritos azules para mi hijo, otra de cuadritos rojos para mi hija, dos cintas de esas que se usan para hacer lazos o moños a las niñitas, y de repente la merienda de mis hijos tenía un toque mágico, artístico, como aquellos capuchinos con figuritas que a los baristas inspirados les encanta hacer. Adentro, unas galletas. No es tan romántico como suena, las galletas no eran hechas a mano y no eran cestas, sino loncheras, pero igual me gustó como quedó.  Lo mejor  fue que no me propuse a hacer algo bonito, sino que así salió, con lo que tenía en la casa y, sobretodo, por evitar usar  lo más rápido que es el plástico.

Es que eso es lo que nos pasa a diario: sacrificamos placer y  gusto por escoger  lo más conveniente o rápido. La cuestión  no es que existan soluciones convenientes o rápidas, todos los usamos, o por lo menos la mayoría de los que vivimos en ciudades y en sitios en que hay que estar puntuales en ciertos sitios. La cuestión es que eso sea el default mode, que esa sea la escogencia automática. Mejor sería que la escogencia automática fuera la ruta  larga, con el paisaje bonito, hablando con alguien, absorbiendo todo lo que vemos y sentimos.  Si no se puede esa ruta, porque estamos cortos de tiempo (¿o pobres de tiempo?) , pues nos subimos a la moto (metafóricamente hablando), – y arrancamos por el atajo feo y lleno de basura.

Lo que sucede es que usualmente lo más conveniente y rápido, es lo que genera más basura. Piensa en lo que se desecha, por ejemplo, en un restaurante de comida rápida, versus un restaurante de comida lenta, o en casa. ¿No vale la pena ir más lento?

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Anuncios

4 pensamientos en “Cuando voy más lento puedo decidir

  1. ¿Quién me iba a decir a mi, cuando tenía 12 años y me hice amiguísima de una niña venezolana (de la que me separé dos años mas tarde, y a la que no volví a ver en mas de 40 años) que algún día iba a leer tantas cosas importantes y positivas en el blog de su hija? ¿No es maravillosa la vida cuando nos da estas alegrías? ¡¡Bendito invento de internet!! Besos

  2. Una es una de The Littlest Pet Shop bastante usada y la otra “lonchera” no lo era originalmente. Es como una bolsa de tela en forma de calabaza que una vez le compré a Rebecca por Halloween y que Sebastián adora (en Chile era donde él ponía sus carritos para ir al parque). Así que decidí usarla como lonchera, para que tuviera algo “conocido” en sus primeros días de colegio, ya que no lo dejan llevar juguetes 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s