Hijas de terracota

p01hy8b2

Mi hija está en tercer grado de primaria, y entre los libros del plan de lectura está Su- Lin, la niña abandonada de Luisa Villar Liébana. Me llamó la atención el título, y le comenté que en China está prohibido tener más de un hijo. “Sí yo sé” me dice, y  me quedé totalmente sorprendida. Cuando yo tenía 8 años lo único que sabía de China era que la gente tenía ojos rasgados y que escribían con símbolos raros. Pero el mundo es ahora más pequeño,  y tanto la educación, como la literatura infantil, se han adaptado a esta nueva realidad.

Me leo el cuento de 60 páginas como en una hora. En la historia, Su-Lin nace y la madre convence al padre de que se la queden. Cuando la niña tiene 5 años, nace un niño, y el papá le dice a la mamá  que si no abandonan a la niña, los del gobierno se van a llevar al niño. Así que cuando Su-lin tiene 8 años  es abandonada en el bosque, y allí se hace amiga de un pequeño panda, hasta que la adopta una familia compuesta por un señor y dos esposas. Sigue desarrollándose la trama, y cuando Su- Lin ya es adolescente se reencuentra por casualidad con su padre y su hermano, quienes le dicen que no habían vuelto a ver a su madre desde hacía años. La mamá se había ido a buscar a Su-Lin y no había regresado. El final es agridulce, pues Su- Lin luego encuentra a su mamá, quien había estado vagando por el bosque todos esos años en compañía del panda.

¿Te fijaste que Su- Lin y su hermano se llevan los mismos años que tú y tu hermano? Claro que se había dado cuenta. No creo que se haya dado cuenta, sin embargo, de cómo me identifiqué con la mamá de Su-Lin; las que sufren por esa ley no son solo las niñas abandonadas.

Pero lleguemos  a la noticia que quería comentarles. El francés Prune Nourry creó la obra Terracotta Daughters  que se está exhibiendo en Shanghai.   El artista dice: “Quería llamar la atención sobre las niñas  abandonadas, mezclándolas con un símbolo fuerte y familiar [ Guerreros de terracota] (I wanted to highlight the girls that are not cared about, by mixing them with a strong familiar symbol [the Terracotta Warriors],”)

Para saber más: How Chinese art explores its one-child policy

Hasta el próximo post.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s