Risas contenidas

IMG_1452

Sábado, nueve de la mañana, estoy a la expectativa de que comience el examen para que S, de cuatro años, obtenga sus tres estrellas de cinta blanca en Tae Kwon Do. Es una visión que no me cuadra: la seriedad de la Sabomnim y de los instructores, junto a una fila de chiquitines de tres y cuatro años. No puedo evitar sonreír. Luego veo que mi pulga con uniforme empieza a bostezar. Toda aquella ceremonia y seriedad, y él, bosteza que bosteza. De tanto verlo, se me contagia y empiezo a bostezar también. Me volteo para verificar que mi esposo, al otro lado de la sala, esté tomando videos. Él también bosteza, y me entra un ataque de risa que ahogo a duras penas.

En ese momento tuve un flash back. De repente ya no estaba en la academia de Tae Kwon Do, sino en una misa en Miami, hace como treinta años. Mi hermana, mi abuela Lita y yo, nos acabábamos de dar cuenta de algo muy divertido que nos estaba causando una risa incontrolable (¿sería que alguien se estaba metiendo un dedo en la nariz, o a lo mejor  alguna señora tendría un tocado ridiculísimo?). Mi abuela no podía aguantar la risa, y tuvimos que salir las tres disparadas de la iglesia, para poder estallar de risa afuera.

Lita ya está en el Cielo, pero fue como si el día del Tae Kwon Do la hubiera sentido al lado mío, aguantándose la risa por los bostezos de S, y de mi esposo. Me imaginé que las dos salíamos disimuladamente de salón y que estallábamos de risa afuera, donde nadie nos hubiera oído.

Cada vez que algo me recuerda a Lita, ella siempre está aguantando la risa por algún cuento que alguien está echando, o a medio camino de algo que ella está contando. Siempre se le aguan los ojos, y no termina de echar la carcajada. Y yo invariablemente, me estoy riendo también.

@chicadelpanda

Anuncios

2 pensamientos en “Risas contenidas

  1. Jajaja tal cual. Lita tratando de contarte algo que le daba mucha risa y se le salían las lagrimas de la risa lo que le daba mas risa aun y uno no entendía nada pero no había manera de no reir a carcajadas con ella. Me recuerdo una vez que hizo una sopa en Miami y se reía y me decía “no le vayas a decir a nadie que es de lata!” Y cuando los invitados pedían la receta evitaba verme y luego me decía “no te podía ver porque me iba a dar un ataque!” Jajaja
    La verdad que buen recuerdo su risa.
    Excelente manera de empezar el día. Tqm. A ti y a Lita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s