Mi primer viaje sola en diecinueve años (tercera parte)

Los días siguientes que pasé en Oakhurst, California, fueron de aventura y retiro espiritual. Hice un tour en cuatrimoto (Off Road Vehicle) por Sierra Nevada, a través de unos paisajes de ensueño, caminé bastante, y me dediqué a leer y escribir en el trailer estilo vintage, el cual se convirtió en una especie de cocoon para mí.

Sin embargo, lo más peculiar del viaje fue la historia que me contaron los dueños del trailer donde me hospedaba.

Era una pareja en sus setentas, retirada, que había instalado un trailer en su jardín para convertirlo en Airbnb. Yo pensé que llevaban toda la vida juntos, pero no era así. Ella había quedado viuda hacía unos diez años y él se había divorciado en la misma época. Se conocieron por amigos en común que hacían velerismo, y así comenzó su historia de amor, con paseos románticos en velero, que incluyeron un avistamiento del rayo verde y todo.

Sin embargo, luego pasaron por problemas económicos y tuvieron que ir a vivir a una residencia para personas de tercera edad. No la pasaron bien allí, pues “no los dejaban hacer nada”, ni siquiera tocar música, y él toca guitarra.

Así que se dedicaron a buscar una casa a la que pudieran mudarse, que estuviera en su presupuesto. Por fin encontraron una que había sido una casa modelo hacía muchos años (que es en la que viven ahora). Al mismo tiempo comenzaron a buscar trailers en venta por internet a lo largo de todo Estados Unidos, para convertirlo en Airbnb. Varios de sus amigos estaban alquilando sus recámaras bajo ese esquema, y les había ido muy bien.

Después de mucho buscar, por fin encontraron uno a buen precio en una subasta en Ohio, y él se fue manejando hasta allá para devolverse con el trailer hasta su casa en California. El trailer era nuevo, muy bonito, pero le faltaba un toque personal.

Así que ella, que había sido decoradora de interiores, lo arregló coordinando detalles de colores rojos, negros y beige. El resultado de todo este esfuerzo fue el acogedor trailer en donde me quedé.

Ellos brillaban cuando me contaron su historia, y yo me sentí inspirada, imaginándome un futuro que brille también.

Por cierto, este no era mi primer viaje a esa área de California. Cuando era bebé, me enteré hace poco, también fui a Yosemite con mis papás! Así que que en realidad, fue un viaje de regreso. Sería The Call of the Wild?

Anuncios

Un pensamiento en “Mi primer viaje sola en diecinueve años (tercera parte)

  1. Me está encantando el relato de tu viaje maravilloso a California. Y la capacidad que mostraron tus anfitriones para rehacer sus vidas es comparable a la fuerza de esos bosques que renacen mas fuertes después de los incendios. ¡Qué maravilla! Pero lo que me ha emocionado es ver la foto de tu mamá contigo en brazos, en la que aparece no muy diferente de la niña con la que compartí colegio y juegos en nuestra infancia ¡Qué bella!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s