“Cada quien debería comprar lo que quiera y ya”

Desde que nos mudamos a Caracas, mis hijos me han repetido varias veces que no les gustan los carteles publicitarios gigantescos (muy capitalistas) que hay por toda la ciudad (dizque socialista). Ayer S, de 5 años, me pregunta que para qué los ponen, y yo le digo que es porque hay mucha gente que quiere que compres cosas, como en la tele cuando te dicen que vayas a comprar un juguete. Entonces me responde: “pues no deberían ponerlos, cada quien debería comprar lo que quiera y ya”. Él no sabe que su afirmación, tan inocente y sencilla tiene una gran profundidad.

El capitalismo quiere que compres cada vez más y el socialismo quiere que compres cada vez menos. El socialismo quiere hacerte creer que serás feliz siendo pobre, mientras que el capitalismo quiere hacerte creer que serás feliz siendo rico. Ambos paradigmas son falacias, pero el socialismo es peor porque te obliga a ser pobre o a tener mentalidad de pobre (que es la manera de pensar cuando hay escasez de algo esencial, como dinero, comida o medicinas). Es por eso que la escasez es un arma de control: porque le quita poder al individuo sobre su propia vida. Todo el poder sobre su bienestar lo tiene el Estado.

El 6 de diciembre voy a votar. Pero si me pusieran una pistola en la cabeza, votaría por el gobierno, pues mi sobrevivencia, y sobre todo la de mis hijos, están primero. Esa realidad  duele, da rabia, pero es la situación de muchos venezolanos, quienes  votan por el chavismo porque de no hacerlo, su sobrevivencia, o la de sus seres queridos, estaría comprometida. Muchos venezolanos, aunque quieran votar por la oposición, sencillamente, no pueden. Es por eso que, como dicen los americanos, “el juego no está ganado hasta que termina” y no debería darse por sentado que la oposición vaya a ganar  las próximas elecciones legislativas. El miedo y la necesidad podrían cambiar el final del juego.

Anuncios

Siete chamos

Tomado de @juanpelando

Tomado de @juanpelando

En 2002, cuando había marchas multitudinarias por toda Caracas, fui a muchas de ellas. Íbamos con banderas (la de antes, la de siete estrellas), pancartas, pitos,  gritábamos consignas. Una vez, cuando estaba apoyando a los militares que se habían sublevado y estaban acampando en Plaza Altamira, cayó un chaparrón y me empapé toda (como nadie se movió, yo, mucho menos). De repente vi el reloj y me di que tenía que ir a dar clases. Como quedaba cerca, me fui corriendo hasta el instituto. Entré al salón, y los adolescentes a los que les daba inglés, se quedaron con la boca abierta. Recuerdo en particular un muchacho, súper rebelde, que siempre me saboteaba la clase: no dijo ni pío. A partir de allí, se comportó como un estudiante excelente. Siempre me ha dado curiosidad saber qué fue lo que pasó allí, si es que habrá pensado, si esta profesora es tan loca que se va a una marcha, se empapa, y viene a dar clases así, con ropa y pelo chorreando, como que me mejor no me meto más con ella.

En aquella época salíamos todos a marchar. Mi mamá era la que más marchaba, y recuerdo que mucha gente decía “ahora todas esas señoras tienen algo que hacer” y a mí me indignaba porque “esas señoras” habían decidido estar allí, en vez de hacer cualquier otra cosa. También iban padres, madres, niños, bebés, ancianos. Recuerdo las pancartas divertidas en los coches y los niñitos todos disfrazados de bandera de Venezuela de arriba a abajo.

Pero ya han pasado 13 años y la mayoría de los que marchaban en aquella época, o se han ido (como yo), o se han cansado, como mi mamá. La mayoría de los que tienen la valentía y las energías de salir a protestar son los jóvenes, quienes no se acuerdan de otra Venezuela que no sea la de la “República Bolivariana”. No vivieron en la “República de Venezuela”, ni aprendieron que la bandera tenía siete estrellas. Pero ellos saben que hay algo que está muy mal, aún cuando no tengan punto de comparación.

En estos momentos,  un país que está acostumbrado a la violencia, en que un herido de bala es una raya más para un tigre, la indignación crece ante la muerte de 7 jóvenes que han sido asesinados por el gobierno, quienes se han dado licencia para matar a quien sea.

Vuelvo con las mismas pregunta de hace dos artículos: ¿Por qué hay que gente arriesga su vida? ¿Por qué sienten que tienen que llegar a la cima de una montaña? ¿Es irresponsabilidad, es pasión, o las dos cosas? ¿Es una cuestión de la juventud? Como  ves, en ese momento no me refería a ir manifestaciones de protesta, sino a subir montañas peligrosas. Casualmente (el más joven de los muchachos asesinados era scout)  comenté un poco sobre mi experiencia como Guía Scout en Venezuela, y sobre el ajuste de metas que había hecho en mi vida: había cambiado las excursiones a altas montañas por cortos paseos con mi familia en cerros más pequeños.

Ser joven es insistir en las altas montañas. Yo sé, que por más peligro que haya al salir a protestar, muchos jóvenes van a seguir haciéndolo. También sé que habrá muchos padres y madres angustiados. Me conmovió este párrafo que leí ayer, en el artículo Con el morral lleno de miedo de Fedosy Santaela:

Yo soy yo y mis hijos. Yo soy y el abrazo que le quiero dar a mi chamo de nueve años sin que él se entere de que tengo miedo, de que no lo quiero soltar, de que no quiero que crezca y que salga a protestar. Te quiero siempre a mi lado, vivo a mi lado, no salgas, no te me vayas.

Miedo, no puedo tener otra cosa que miedo. Lo que se quiere es que tengamos miedo. Pero no un miedo que nace porque alguien levanta polvo a la distancia, haciendo ruidos amenazantes de fondo. No, acá hemos llegado al miedo de verdad. Miedo con asesinato al lado. Miedo con impunidad al lado. Miedo de protestar, porque la protesta ahora es criminal.

NTN24 Siete jóvenes venezolanos asesinados en tan solo ocho días: las coincidencias de los “hechos aislados”

@chicadelpanda

Policía Nacional Bolivariana mata joven Scout de 14 años – Venezuela

“Pero ¿Se siente la inseguridad en Venezuela? ¿Es decir, eso afecta la vida de quienes viven allí? Porque aunque se vea mucha inseguridad en los noticieros, no necesariamente afecta el día a día”. Algo así me comentaba una amiga, quien no es venezolana, pero que sí es de otro país latinoamericano (el cual también aparece bastante en las noticias, debido al tema de inseguridad). Me decía que a pesar de todo lo que sucedía en su país, la gente seguía viviendo con normalidad.

Voy a plasmar aquí lo que han dicho mis amigos y conocidos en Facebook, entre el 24 y 25 de febrero de 2015. No les he pedido permiso para hacerlo, pero sé que quieren que su voz se oiga.

El pasado 24F fue asesinado otro joven scout en Venezuela. Esta vez no fue a manos de la delincuencia ante la cual el Gobierno Nacional no ha sido capaz de imponer autoridad ni control, sino de manos de un oficial de la Policía Nacional Bolivariana, quien disparó a la cabeza de Kliuvert Roa, estudiante de solo 14 años, desarmado.

Estudiante de 2do año de bachillerato con solo 14 años es asesinado en Tachira. Mi cachorro mayor tiene 13…

Saben los que apoyan al chavismo que el gobierno de Maduro aprobó el uso de armas mortales en protestas?
Usualmente, estando lejos, Venezuela se me parece a la tristeza. Pero esa tristeza es muchas veces intangible. Hoy la tristeza que me significa Venezuela tiene nombres y apellidos, tiene sangre, tiene niños muertos en manos de un régimen desgraciado. En manos de un gobierno asesino.
Viendo fotos de hoy 24F en San Cristobal donde mataron a un estudiante de un tiro en la cabeza… Cual es el limite de aguante de la gente en Venezuela?
Hoy es un día de luto y tristeza para otra familia Venezolana. Familias quebradas, rotas e incompletas; unas por que los hijos se les van del país y otras por que se los matan… he allí ‘el legado.

Lili Pazos Longart 

 This is Venezuela. 7 students killed, in one week. Last one was 14 yo. That is How the Military are prepared to handle civilian protests… Hay presidentes/países que no recuerdan…
This is the new Law where the military, against the constitution, could handle civilian protests with weapons. International treaties signed in the past? Who cares?
He was 14. The other 6 no more than 22 years old.
Rafael PinedoAquí, sintiendo la tristeza y el dolor que tantos otros a los que les duele Venezuela también sienten por el maltrato -y el asesinato- de jóvenes que protestan, que opinan, o que simplemente se hacen presentes para dar a conocer su descontento con lo que sucede a su alrededor… Por la privación de libertad de quienes asumen un liderazgo alternativo… Triste y dolido por tanto carajazo que ha llevado mi país y una porción tan grande de su gente a manos de quienes a coñazos quieren imponer su manera de ver las cosas… Coño pana, hasta cuándo…??!!

Para los “come flores” que piesan que El Cambio es por la via del voto….
RESTEN el voto DE ESTE MARTIR JOVEN que DIO SU VIDA por un triste pais donde lo que importa es CONTAR BILLETES Y NO VOTOS.

La Foto: Joven con sangre en el pecho de Kluiverth Roa se arrodilla frente a la PNB y les grita “Mántenme también”

Enlace permanente de imagen incrustada

14… apenas 14… toda la sangre de nuestro país derramada en un cuerpo de 14 años… ya es como mucho no?

Otro chamito… Si mataran a las plagas que ya no tienen salvación, pero chamitos estudiantes… A estos tipos les tiene que caer las 7 plagas con la maldición de Tutankamon todas juntas para que paguen.
Links posteados en Facebook por mis contactos:

Dibujos peligrosos

Enlace permanente de imagen incrustada

Rayma, caricaturista venezolana @raymacaricatura

 

-Mami, cuando sea grande quiero ser policía, o militar.

-Eso es muy peligroso ¿No te parece? Tú haces unos dibujitos fantásticos. ¿Por qué no más bien trabajas en eso? Podrías ser pintor, ilustrador, diseñador o caricaturista.

-Buenísimo mami.

A veces, lo más improbable es lo que pasa (ver entrada 12 Cuentos Peregrinos). “Casualmente” ayer estaba nombrando París en este blog, y “casualmente” también mi hija estaba tomando un taller de caricaturas en su curso de arte de verano. Ante todo soy mamá y, aunque suene trillado, no pude dejar de pensar que los caricaturistas asesinados en París eran los hijos de alguien. Por otro lado, también me considero artista, y no pude dejar de pensar que habían matado a alguien parecido a mí.  Pienso que un escritor es un artista de palabras, por ello me siento identificada con los artistas, ya sean plásticos o de cualquier otro campo, pues un artista es alguien cuyo deseo de expresarse sobrepasa muchas otras necesidades. También es alguien que crea su propio mundo y que piensa que su aporte es importante en la creación del mundo real o imaginario de las demás personas.

Cuando le comentaba a mi esposo sobre la coincidencia de que García Márquez fuera Piscis (al igual que yo) hablé del Gabo en presente. Inmediatamente él me corrigió: “no es es, sino era“, y a mí me salió decir, “es que él es inmortal”. Se me quedó mirando y le dije “es que él vive en sus obras y cada vez que alguien hable de él”. Espero que lo mismo suceda con los caricaturistas de Charlie Hebdo: que aunque los puedan matar a ellos, sus obras no mueran jamás.

@chicadelpanda

¡Ya está disponible “Siete Maletas” en Kindle! Gratis por 5 días

Con mucha felicidad les anuncio que

¡Ya está disponible “Siete Maletas” en Kindle Amazon!

Estará gratis del 22 al 26 de noviembre

para que lo bajen y compartan con sus amigos

(mientras más downloads tenga el libro, mayor será su ranking).

¡Que tengan un día espectacular!

Para bajar la aplicación gratis de Kindle haz click aquí: http://amzn.to/1tQtMr

Para bajar el libro haz click en la imagen. ¡Gracias infinitas por tu apoyo!

 

S.O.S ¿Quién salvará Venezuela?

1959744 1465243523688715 633797096 n1 500x375 S.O.S VENEZUELA

¿Y si la Democracia que creíamos servir ya no existe,

y la República se ha convertido

en el mismo mal que luchábamos por destruir?

Padme Amidala, La Guerra de las Galaxias, Episodio 1

Venezuela me da pesadillas, literalmente. El otro día soñé que me habían secuestrado y me habían metido en una casita en medio de un parque, y que todo el mundo seguía su vida alrededor como si nada, sin darse cuenta de lo que pasaba adentro. Como si yo misma fuera Venezuela y ninguno de esos países-personas que estaban en el parque se dieran cuenta de lo que pasaba.

Es un esfuerzo titánico el que han hecho muchísimas personas para que se vea lo que pasa en Venezuela. Entonces queda de nuestra parte retransmitir todo eso (que está censurado por los medios de comunicación venezolanos) a los chavistas.

Hace falta que los chavistas se den cuenta  que los que están en el gobierno, no están con ellos. Que sepan que los que están en el gobierno a lo único que apoyan es a ellos mismos: “más poder pa’ mí, más plata pa’ mí” y que todo el discurso revolucionario de estos días, para lo único que sirve es para seguirles creando una ilusión de  igualdad y así  garantizar que continúen callados y sometidos.

El otro día en twitter leí “Venezuela es el único país en que los ricos se rebelan contra los pobres”.  Es increíble que alguien pueda creer que Maduro, Diosdado y demás, sean pobres. Pero por increíble que parezca, mucha gente en Venezuela aún cree que estos individuos son “pobres” y que los representan;   no se han dado cuenta que el gobierno se ha convertido en la misma cúpula podrida que decía combatir.

Quitarle la careta al gobierno para que los mismos chavistas levanten sus voces, es fundamental: los chavistas no quieren ser rescatados por los escuálidos, y recordemos que los primeros son la mitad de la población. Así que los mismos chavistas son necesarios en el rescate de Venezuela.

Últimamente he visto tanta gente expresando sus opiniones respecto a Venezuela, que me he quedado gratamente sorprendida.  Estamos encontrando nuestras voces. Cada vez que alguien expresa su opinión, ya sea en pro o en contra de algo, la libertad de expresión gana. A lo mejor estamos abrumados y no entendemos por qué otros opinan diferente; pero esa es la esencia de la libertad de expresión, que incluso el que opine diferente a mí tenga derecho de hacerlo, y además, que tenga derecho a que su opinión se respete.

Por otro lado, estamos enseñando. La sed de expresarnos nos está haciendo excelentes comunicadores y está haciendo que los venezolanos sean ejemplo para que otros salgan a expresarse. Por favor, continuemos haciéndolo, porque “el que persiste vence”, como dice el nuevo slogan de la resistencia: el que persiste expresándose, vencerá en la tarea de ser oído.

Sin embargo, lo más importante en términos prácticos, no es llegarle a los oídos de los marcianos en Marte: “¡S.O.S!” gritamos, para que en otros países se enteren de lo que está pasando, y para que apoyen como puedan a Venezuela. Aunque el apoyo internacional  es esencial (repito: es esencial) no es suficiente, ya que ningún otro país va a salvar a Venezuela.  Son los mismos venezolanos los que la pueden salvar.

Es importante que el S.O.S. se extienda a las zonas populares, y que hagan suya esa consigna;  que se den cuenta que merecen más que ser la excusa por la que un grupo se mantenga indefinidamente en el poder. Que se den cuenta que ese S.O.S. no es que la clase media está gritando para que los rescaten de sus apartamentos y quintas, mientras los chavistas viven en sus ranchos o apartamentos populares. Lo importante es que se den cuenta que el S.O.S es para salvar a todos los venezolanos (sin importar su afiliación política) de la opresión de un régimen dictatorial que está destruyendo un país. A Venezuela la rescatan los venezolanos, chavistas o no chavistas. Maduro no es Chávez.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com