La añoranza de los caraqueños

Resultado de imagen para el Ávil

El día de mi cumpleaños me di cuenta de un patrón que tenemos los caraqueños que vivimos en el exterior.

Como me felicitó mucha gente, me propuse entrar en el muro de cada una de las personas que me habían dejado un ‘me gusta’, o un mensaje.

Entré en los muros de muchos amigos y conocidos, no solo de caraqueños, obviamente. También visité los de oriundos de los países en que he vivido, así como de otros países (a quienes conocí en algún tercer rincón del mundo). Fue un día muy hermoso, en el que me regalaron muchas palabras.

Pero de lo que les quiero hablar no es de palabras sino de una imagen que se repitió muchísimas veces ese día.

¿Eres caraqueño? ¿Ya sabes de qué hablo? ¿Cuál es la imagen principal que tienes en tu muro? ¿Es una imagen … del Ávila?

Yo diría que como un 60% de los caraqueños que me felicitaron el día de mi cumpleaños tenían imágenes fijas del cerro Ávila en su Facebook. Del resto, como yo, muchos tenían fotos de la montaña en sus posts, (inclusos tomas de 360 grados).

Por mucho tiempo, cuando vivía en Caracas en mis veintes, me imaginaba que el gran cerro era mi novio. Cuando iba a Sabasnieves, pensaba que iba visitarlo, y si lo veía de lejos, me hacía feliz, como quien ve la foto de una persona amada.

Es que el Ávila es un ser querido para nosotros. Somos tantos los que lo añoramos. Los que cerramos los ojos y nos imaginamos entrando por el distribuidor Altamira de la autopista Francisco Fajardo y volvemos a respirar hondo, maravillados, sin creer que algo tan perfecto se encuentre al lado de algo tan caótico como lo es la ciudad de Caracas.

Muchos citadinos amaban al cerro de lejos, como un ser platónico. Pero otros, como yo, entramos adentro, y lo exploramos de arriba abajo. Muchos, como yo, todavía piensan haberse quedado cortos por no haber llegado al Pico Oriental, la cumbre que siempre me veía cuando salía de casa de mis padres, como recordándome: “aun no has venido. ¿Qué te pasó?”

El Parque Nacional El Avila o Waraira Repano en Caracas Venezuela

El Ávila, tan verde, tan majestuoso y tan misterioso. El Ávila que me vio crecer, desde que subí por primera vez a Sabasnieves cuando era niña, o que fue escenario de la inolvidable ocasión en que acampé por primera vez, en el parque Los Venados. Tenía solo ocho años y ya había llegado a pie. ¡Qué orgullo! En la noche,  bajo las estrellas, cuando hice mi promesa scout y me dieron la pañoleta, yo ya no tenía ocho años, sino que era una aventurera de la vida. ¿Qué podía haber mejor que acampar bajo las estrellas?

El Ávila siempre me hacía feliz: ya fuera por la subida de la Julia, por San Bernardino, por Sebucán,  por el Hotel Humboldt y el teleférico… hasta del otro lado de la montaña, cuando una vez dormimos a la interperie, sin carpas, al lado de las ruinas del doctor Knoche (la casa del misterioso hombre que momificaba personas en el siglo XIX). Esa vez llegamos a la Guaira caminando (por la zona del cerro que da hacia el Mar Caribe). No podía creer que realmente habíamos llegado a pie tan lejos.

De todas las acampadas y excursiones que hice, la más increíble fue al Pico Naiguata. Dormimos una noche en el camino, y luego continuamos subiendo al día siguiente. Cuando llegamos a la cima, lo más interesante estaba todavía delante de nosotros: fuimos bordeando el tope de la montaña, a través de un camino de vegetación baja (llamado Fila Maestra), mientras nos maravillábamos con la gran ciudad a nuestra derecha y el mar Caribe a la izquierda. Luego, cuando llegamos al anfiteatro, acampamos, y pasé una de las noche más aterradoras, pero a la vez emocionantes, de mi vida. Dentro de la carpa, el ruido y la fuerza del viento eran tan intensos, que prácticamente no pude dormir, ya que el techo de la misma me llegaba a apenas unos centímetros de la naríz y el ruido era ensordecedor.

Allá arriba, les puedo jurar que nunca me quedó duda de la existencia de seres extraterrestres. Sencillamente había demasiadas estrellas. Era imposible que estuviéramos solos (y probablemente estaban acampando por ahí cerquita, acechándonos, además).

Subiendo al Pico NaiguatLa experiencia del Ávila usualmente no es tan intensa, sino que es una actividad casi cotidiana para los deportistas que suben derrochando físico por Sabas Nieves (lo cual era una media hora para alguien más o menos joven y saludable, pero que podía ser mucho menos para los dedicados, o más para los poco entrenados).

También había (no sé si aun hay) unos dos o tres restaurantes de muy alta calidad, a los que necesitabas reservar con mucho tiempo de antelación (a los que llegabas en autos de doble tracción). En uno de ellos comí el mejor fondue de chocolate de mi vida, cerca del pueblo de Galipán, admirando el Mar Caribe desde más de 2000 metros de altura. Así mismo, los sandwiches de pernil de ese pueblo eran mundialmente famosos (jaja, ok, no mundialmente, famosos en Caracas, quise decir). Otra de la experiencias era subir en teléferico hasta donde se encontraba el Hotel Humboldt (actualmente en remodelación, después de años de abandono).

Resultado de imagen para el Ávil

Cuando viví en Caracas desde 2015 hasta 2016, lamentablemente no fui a visitar el Ávila. Los cuentos de robos y asesinatos tocaron muy fuertemente a esta mamá protectora y no pudieron convencer a mi parte aventurera.

Unos años antes había llevado a mis hijos un par de veces a Quebrada Quintero, una hermosa cascada inmersa en bosque tropical, a apenas unos veinte minutos a pie de la ciudad. Por los momentos, tendría que conformarme con eso. Por lo menos algo del Ávila conocieron.

Panoramio - Photo of Quebrada Quintero

Ojalá algún día vuelva a ver a la gran pared de verde intenso que me vio nacer. Ojalá algún día pueda llevar a mis hijos, sin miedo, a explorar sus entrañas.

Ojalá.

Anuncios