Las Personas Altamente Sensibles

Hace poco compartí un post en Facebook que dio mucha risa. Así decía:

Hay gente q no soporta cierta ropa, zapatos, etc. Debo admitir q sabía q me estaba mintiendo, pero es que… yo soy igualita 🙈😬😅

Yo, esta mañana: “S. hoy tienes q ir de gala, ponte el chaleco”

Él: « No mami, yo le pregunté a la profesora y me aseguró q no hacía falta ».

Sucesivamente puse una foto en donde se veían todos los alumnos de tercer y segundo grado, con sus chalecos azules, y en el medio, como un lunar, se veía un niño de blanco, sin chaleco (se imaginan quién era).

A todo el mundo le dio risa, menos a una persona, quien me dijo que ella también tenía un hijo así y me pidió que le diera tips.

Ese día me reí con la foto en cuestión, pero la realidad es que la mayoría de las veces no ha sido así. Mi hijo S y yo somos Personas Altamente Sensibles, lo cual no es un nombre que me acabo de inventar para justificar una malcriadez. Ser una Persona Altamente Sensible es real.

Conseguí un artículo muy bueno que explica qué es ser una PAS (link al final). Quisiera citar de allí lo siguiente:

Quizás lo más importante es saber que, como se trata de un rasgo, no se puede hablar de una cura. La alta sensibildad por lo tanto, no es algo que se puede curar. 

Se puede encauzar, pero no se puede curar, repito, no es que a fuerzas, obligando al niño, lo vas a curar.

Les cuento mi experiencia. Hasta el sol de hoy, mis padres cuentan de aquella vez cuando yo tenía cuatro años, en la que me quedé sin ir a un paseo a los bomberos porque no soportaba unas medias. La opción era “o te pones la medias o no vas”.

Lo que recuerdan mis papás es que me dieron una lección, mientras lo que yo recuerdo fue haber evitado toda una mañana de tortura, así como un alivio inmenso, cuando me dejaron en la casa.

Volviendo al caso de mi hijo. Yo sabía que me estaba mintiendo, pero si lo obligaba a ponerse el chaleco se iba a sentir mal de repente, lo cual usualmente es que le duele la barriga o le empieza a picar la garganta, se angustia, y empieza a decir que no puede respirar bien.

Yo sé que él ya estaba haciendo un esfuerzo enorme en ir al evento en cuestión, pues tampoco los soporta, imagino que por lo alto que suenan los micrófonos cuando la gente habla, o cuando tocan el himno. En otras ocasiones, en que en el colegio hay celebraciones especiales, a las que él no ha querido ir, pero a las que yo lo he obligado asistir, terminan llamándome del colegio porque S se siente mal. Es posible que haya habido algo de actuación en el asunto, pero sé, porque lo he visto en otros sitios en que hay demasiado desorden de gente, que su angustia y sufrimiento es real.

Cuando lo busqué al colegio el día del acto cívico, le dije que tenía una foto que demostraba que sí necesitaba el chaleco. Él empezó a mentir de nuevo (esta vez cambió el cuento, y en vez de decir que era la profesora, dijo que había hablado con la directora) y lo corté en seco. “S, yo no te voy a obligar a que te pongas nada. Tú escoge lo que te vayas a poner, si te regañan o te castigan, tú enfrentas las consecuencias; pero no me vuelvas a mentir”. Se quedó tranquilo.

Ser una PAS quiere decir que oyes cosas que más nadie oye, hueles cosas que más nadie huele, etc. Por ejemplo, si yo entro a un Starbucks sin música, tengo que hacer un esfuerzo para calmarme hasta que compro el café y huyo a la parte de afuera, o hasta que le pido gentilmente al personal que por favor (por piedad, en realidad) enciendan la música. Por qué? Porque oigo TODO: las licuadoras encendidas, las bebidas que sirven, el vapor de la máquina de café, las conversaciones de cada una de las personas, las puertas que abren y cierran, la gente abriendo los sobrecitos de azúcar y Splenda …

En realidad eso sucede cuando estoy acompañada. Cuando estoy sola, y no hay música, me pongo mis audífonos, y solo me los quito para pedir mi bebida. Así me evito la ansiedad que me causa tener que oír todo.

Otra cosa que oigo es a la gente comer, así sea que estén con la boca cerrada. Por mucho tiempo me decía a mí misma: “Es una tontería, no le hagas caso y ya”. Resultado? El “no le hagas caso y ya” se transformaba en un mal humor terrible que no sabía de dónde venía. Ahora que ya sé que no soy la única y que hay gente como yo, lo que hago es que SIEMPRE pongo música de fondo en cada comida que se hace en mi casa y ya. Yo feliz, y todos felices.

Una de las desventajas de tener un sentido de la audición tan agudo es que me despierto por cualquier cosa. Sin embargo, en raras ocasiones esto puede ser una ventaja. En el terremoto de Chile de 2010, el cual fue en la madrugada, yo me desperté al comienzo del mismo porque oí un juguete en la habitación de mi hija que se había encendido repentinamente al caerse. Fue por eso que nos dio tiempo de buscar a nuestros hijos antes de la peor parte del terremoto, la cual pasamos mi ex y yo, con nuestros hijos en brazos (si nos hubiéramos levantado unos segundos más tarde, no hubiéramos podido llegar a ellos, pues no se podía caminar, dada la intensidad del terremoto que iba en incremento).

Mis sentidos del gusto y del olfato son más agudos de lo normal, pero los de mi hijo son increíbles. Si le preparas algo ligeramente diferente, él se da cuenta (es por eso que tratar de engañarlo para que coma, diciéndole que X cosa es otra, jamás ha servido). Él come una variedad muy pequeña de alimentos y eso no me hace la vida fácil. Pero el lado bueno es que se da cuenta cuando algo está en mal estado, evitándonos posteriores dolores gástricos por comer algo dañado, por ejemplo (más de una vez me ha señalado que tal cosa no está buena, y cuando leo la fecha de expiración, me doy cuenta que el producto ya se había vencido).

El hecho de que uno no pueda sentir (tanto en tacto como en gusto) oír, oler o ver algo, no quiere decir que no exista. Yo lo que le puedo decir a los padres de niños altamente sensibles es que les crean. No están inventando.

Uno siente el mundo de manera intensa, para bien, o para mal, y si ellos les dicen que tal estímulo hace que se sientan mal, ansiosos, o incómodos, créanles. Mi hijo se puso a inventar “que la profesora dijo” porque sabía que era más probable que yo creyera eso, a la verdad, que era que él iba a sufrir si tenía que ponerse ese chaleco por la hora entera que duraba el acto.

Como con cualquier otro aspecto de la vida, la aceptación de las diferencias de los otros, nos hace mejores seres humanos. En realidad nosotros, las Personas Altamente Sensibles, aceptamos las diferencias de los demás todos los días. Solo esperamos que hagan lo mismo con nosotros.

—-

Link de la cita:

https://www.personasaltamentesensibles.com/alta-sensibilidad/

Anuncios

Solo para maniáticos de ortografía

Este post es solo para maniáticos de ortografía, pues son los únicos que me van a entender. Es para aquellos que ven un error y no se lo pueden sacar de la cabeza por horas, o que cuando ven uno, sarcásticamente gritan para sus adentros, “pero solo tenías un trabajo!” (you only had one job!). Es para aquellas personas que se les sale el lado oscuro de la fuerza y se imaginan, light saber en mano, derrumbando el nombre de la tienda con el error; o a aquellos que entre sus cosas por hacer en la vida está escribirles a cada una de las compañías que tienen marcas con errores de ortografía hechos a propósito porque así es “diferente”; o que han querido hacerse grafiteros para salir en la noche con un pote de pintura en aerosol y corregir todas las palabras mal escritas en letreros; o para aquellos que alguna vez en la vida han soñado con fundar una Policía de Ortografía, y hasta han pensando cómo funcionaría; o para aquellos que se lamentan por no tener un marcador sharpie para vandalizar los menús con errores en los restaurantes.

Nadie? Solo yo?

Ok.

La cuestión es que finalmente mandé un email a la directora del colegio de mis hijos pidiendo que por favor quitaran una señal de tránsito que habían puesto en el estacionamiento, porque tenía un error de ortografía… y me respondió que muchas gracias, que ya la iban a quitar!

Ayer fue un día para recordar, jaja, un pequeño paso para la humanidad, una gran satisfacción para la que escribe.

(Y si me ven errores de ortografía en este blog, no sean amables conmigo, sean rudos y directos en decirme, nada de piedad, que se los agradeceré infinitamente).

Feliz día!

En esta navidad desarreglada

En una transición no se da nada por sentado. Algunas realidades de ayer aun existen, pero muchas no, y no queda otra sino arreglárselas con lo que regala el presente.

Veo a mi alrededor y no me ubico bien. Puedo extender la mano y allí están mis hijos; todo lo demás parece un tornado dando vueltas, como si mi casa y mi mundo se elevara como en el Mago de Oz.

Allí en el tornado, dando vueltas, están el arbolito de navidad, el nacimiento, los aguinaldos y las gaitas; pero se nos perdieron de vista las hallacas, el pan de jamón y algunas personas queridas.

El tornado es divertido porque nos concentramos en la rapidez y en lo absurdo de la situación. Cuando no se logra tocar piso bien, es mejor no insistir en hacer todo “normalmente”, ya que no se puede.

Es así como en esta noche de navidad loca y desarreglada, Santa Claus va a encontrarse con unas galletas de Subway, con un Rey Mago descabezado, con los restos de una lata de Pirulin, (en vez de torta de navidad) y con un arbolito sin estrella (porque nuestra gatita siempre la tumba).

Con mucha alegría, quiero brindar por nuestra navidad, y muy especialmente, por la de todos aquellos que también están teniendo una navidad diferente, absurda y de transición! Felicidades!

En bikini en mi casa

En un grupo de Whatsapp dejaron un mensaje esta mañana:

Que tengas un excelente día.

Mmmm… a ver cómo le hago porque …

ya no tengo señora de servicio!!

… y ya hay que limpiar porque ya no puedo seguir caminando por la casa tapándome los ojos para no ver, porque un día de estos me tropiezo y me caigo. Y la técnica de apagar la luz de la cocina para que desaparezca mágicamente el desastre, así como la de cerrar los cuartos de los niñitos para imaginarme que adentro todo está ordenado, ya no está sirviendo tampoco.

Hay que limpiar y además tengo que tener un excelente día. He aquí el problema.

Así que me puse un bikini, le eché agua a esos baños como una loca, me puse oír un libro que me recomendó una amiga mientras limpiaba, y les dejé un mensaje sorpresa a los niñitos para cuando entraran al baño.

Misión lograda! Porque sí tuve un excelente día, ya que después estuve de buen humor hasta la noche, recordándome de la loquera de limpiar en bikini.

Ahora a ver qué hago con el dolor de espalda y de rodillas que me quedó. Menos mal que tengo ibuprofen.

Hasta el próximo post!

Échaselo al león

En algún libro de psicología que leí, decían que cuando uno se ve acosado por un pensamiento negativo, uno debía imaginarse que lo botaba en la basura.

Así que yo, muy diligentemente, he hecho eso muchas veces. Meto al pensamiento negativo en una bolsa de la cocina, la anudo, abro la puerta de mi apartamento y la saco al bote de basura del edificio. Me sacudo las manos, y vuelvo a mi casa imaginaria.

Hoy sin embargo, me enteré de una técnica más eficiente. Según me dicen, en algunas partes del norte de México, si uno empieza a hablar sobre algo negativo, por ejemplo, algo que alguien comentó o hizo, que nos causó rabia, y uno se pone a quejarse, te dicen: “Ay ya! Échaselo al león”.

Mira pues, y yo tan oficiosa, metiendo al pensamiento en la basura y sacándola … de haber sabido que podía habérselo echado al león … y ya!

Misterios divertidos

Preguntas (para extranjeros en México, principalmente):

1- Qué es “Guadalupe -Reyes” en México?

2- Por qué en el terreno baldío frente a mi departamento, justo después de que pusieron un anuncio de “se vende” comenzaron a traer basura y escombros?

3- Por qué la botella de agua de metal de aluminio de mi hijo de ocho años parece la Torre de Pisa?

4- Por qué se le dice “sopear” cuando se mete una galleta o pan en el café?

Piensa tus respuestas.

Ya?

Ahora compara tus resultados:

1- “Guadalupe – Reyes” de refiere a la tomadera de licor en fiestas, que se acostumbra entre el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, y el 6 de enero, día de la llegada de los Reyes Magos.

2- Porque están recibiendo escombros y basura para usarlos de relleno y nivelar el terreno después.

3- Porque él tira la lonchera hacia arriba para que de una vuelta en el aire, por diversión. Me di cuenta hace poco, un día que la lanzó, pensando que no lo estaba viendo.

4- NO SÉ. No debería ser cafear?

Hasta la próxima!

Como en la mesa del Sombrerero Loco

El de 8: “Aaah! Se me borraron todas las construcciones de Minecraft! Por qué hacen juegos tan estúpidos! Por qué la gente es tan estúpida! Me quiero ir a vivir solo a otro planeta y que me dejen hacer mis cosas!”

Yo: “Ya hay gente que va a viajar a Marte, a lo mejor podrías ir cuando seas grande”.

La de 13: “Sí, pero no vas a poder regresar a la Tierra …”

El de 8: “Mejor! Perfecto!”

La de 13: Pero tú sabes que en Marte no hay internet … ”

Y yo pensando: “Feliz, feliz no-cumpleaños …”