En Thneedville nos encanta vivir así

“No es lo que es, es en lo que puede convertirse”.
The Lorax

Hay dos canciones en la película The Lorax que que son poignantes, como si le pegaran un puño a uno. O por lo menos a mí. Son la canción de entrada Thneedville y la del muchacho que empieza a tener “éxito” en su empresa,  How bad can I be?  Para leer  o cantar las letras completas de todas las canciones pueden ir a: The Lorax lyrics Los soundtracks se los pongo más abajo.

Thneedville (extracto)

Here in Love-The-Life-We-Lead-Ville,
Destined-To-Succeed-Ville,
We-Are-All-Agreed-Ville!
We’re all we need

En la imagen de más arriba ven el carrito repartidor de aire fresco. El aire “natural” en Thneedville está tan contaminado que hay que comprarlo en botellas. ¿Por qué no hay árboles? Esa es la gran pregunta de la película y la que un niño se pone a investigar. Él descubre que en el pasado, la empresa de una persona los había destruído. Esa persona era buena, pero se había cegado por el éxito, y había hecho crecer su empresa indefinidamente, sin preocuparse por el hecho de que estaba talando todos los árboles que le daban materia prima.

How bad can I be? (extracto)

There’s a principle in business (principle in business)
That everybody knows is sound
It says the people with the money (people with the money)
Make this ever loving world go ‘round
So I’m biggering my company
I’m biggering my factory
I’m biggering my corporate sign
Everybody out there can take care of yours
And me? I’ll take care of mine mine mine mine mine

All the customers are buying
And the money is multiplying
And the PR people are lying
And the lawyers are denying
Who cares if a few trees are dying

La compañía tuvo que cerrar para siempre, pues terminó  cortando todos los árboles. Sin embargo, a alguien se le ocurrió otra millonaria idea, fabricar aire fresco y venderlo. Thneedville se veía perfecto (oigan la canción del principio) pero al final de la película, cuando el muchacho rompe las paredes de Thneedville, y después de salvar la última semilla, todos se dan cuenta que alrededor del pueblo, el mundo estaba destruído. Luego de discutir sobre si valía la pena salvar la semilla o no, deciden hacerlo, y es hablando de la semilla, que uno de los personajes de la película dice la frase que puse al principio del blog.

Por. Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Anuncios

Las películas que vería incluso sin mis hijos parte 2

Cuando publiqué el post Las películas infantiles que vería incluso sin mis hijos,  me llegaron unos comentarios muy buenos de papás y mamás. Un papá que ama los autos me dijo que para él Cars 2 era fascinante, por el nivel de detalle y atención que habían puesto en las marcas y modelos  que usaron como inspiración para los personajes. También una mamá me recordó la película UP, que la había conmovido hasta la lágrimas, igual que a mí.. (que además de ser una película inspiracional, el hecho de que el sueño a realizar del viejo haya sido viajar a Venezuela, le pone un toque muy especial a los venezolanos) ; y recientemente he recordado otras películas excelentes también, y conversando con mi hija de siete, llegué a la conclusión de que prácticamente cualquier película de PIXAR es un must see, con la excepción, quizás, de A Bugs Life y Toy Story 2. 

Quisiera hacer mención especial de la película Los Increíbles, también de PIXAR, porque hay una parte con la que me identifiqué mucho. Tanto, que cuando me entran los ataques de víctima – pobrecita – yo, me imagino a Edna Mode gritando:

What are you talking about ? YOU ARE ELASTIGIRL !!!! My God… PUT YOURSELF TOGETHER !! ( y con los papeles que tiene en la mano, Edna me da en la cara para que reaccione, es muy cómico).

Es que en verdad  soy Elastigirl, lo que pasa es que uno no puede ir vestido de superhéroe al supermercado ¿Cómo creen? En serio vean el video es genial, durará un minuto a lo sumo.

¡Ciao ciao, “… and come back darling, I enjoy your visits”!

Por Michelle Lorena Hardy

La adversidad es parte de nuestra vida

La frase de arriba no es mía, la saqué de una charla en Ted.com que dio Aimee Mullins (en la foto). Llevo ya varias semanas pensando en cómo meter esta charla en este blog, y hoy me decidí  porque  vi la película Cómo entrenar a un dragón  y pensé: ¡Es un signo del destino! 

Para ver el video de Aimee Mullins  con subtítulos en español vayan a este link: Aimee Mullins – The opportunity of adversity

Al igual que Aimee, el protagonista pierde parte de su cuerpo. Pero lo interesante es que, como el pueblo vikingo al que pertenece, está tan acostumbrado a la adversidad – ya sea por el clima, o por los dragones que queman casas o se comen piernas – la situación de la pérdida de media pierna del muchacho es percibida por ellos de la misma manera que lo hace Aimee Mullins cuando dice que “la adversidad es parte de nuestra vida”  y el final es feliz, con el protagonista y sus amigos volando en sus dragones.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Las películas infantiles que vería incluso sin mis hijos

Uno de los efectos secundarios de tener hijos es que se ven muchas películas infantiles. Esto es bueno y es malo. Lo malo es que se ven unas aburridísimas, que las ves por amor, por más nada. Una vez fui con una amiga, mi hija, sus hijos y unos amiguitos de sus hijos, a ver una película al cine. Apenas entramos en la sala, las dos nos miramos cara a cara, con horror.

– ¡Está altísimo el volumen!

Unos segundos de silencio y mi amiga, de buen humor (anoten: es muy recomendable andar de buen humor cuando se está con seis niñitos chiquitos)

– ¡Chica, no vamos a poder conversar, qué desconsiderados, jaja!

Por otro lado, lo bueno de ver películas infantiles es que a veces sales de la sala pensando  que menos mal que tienes hijos, porque de otra manera, no hubieras visto esa película. Al igual que con los cuentos de hoy, las películas de ahora no tienen nada que ver con las que nosotros veíamos de pequeños (tanto en cuestión de tecnología, como en temas) y vale la pena verlas.

Entre estas últimas están:

Happy Feet

Happy Feet 2

Horton hears a who (Horton y el mundo de los quien)

Wall – e

Finding Nemo (Buscando a Nemo)

The Bee Movie (la película de las abejas)

Toy Story 3

Gnomeo and Juliet

Sobre todo las primeras cuatro, son a must see, hay que verlas. Te empujan los horizontes precondicionados que tienes en la cabeza, no solo de tu imaginación, sino de tu realidad, de tu actualidad y de dónde estás parado. Que las disfruten.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Hello, Hello, Hellooo! Una serie de eventos desafortunados

Suelo organizar las películas que me gustan en:

1- Las que me gustan porque sí (aunque tengan mil fallas, como las de la serie Crepúsculo… )

2- Las que me gustan porque son obras de arte (como Benjamin Button)

Una serie de eventos desafortunados es una obra de arte. Aunque creo que para mi hija está clasificada estre las películas que le gustan “porque sí” . Lo sé porque las películas que gustan “porque sí” son usualmente adictivas, y las ves, y las ves, y nunca te cansas.

Así le pasó a ella. Se hizo adicta a la película, que al principio no quería ni ver, porque le daba miedo… pero al ver cómo maquillaban a Jim Carrey, empezó a  entusiasmarse, hasta convertirse en una fan. Luego hizo que mi esposo la viera y la disfrutara. Incluso luego se divertían los dos, él “asustándola” con el “Hello, Hello, Helloooo! ”  que hace el personaje de Jim Carrey.

¿Jim Carrey de malo? Imagínate, lo que hace es dar risa.

Por Michelle Lorena Hardy  – Chicadelpanda.com

Mi mascota es un monstruo

La semana pasada vi la película Water Horse (Mi mascota es un monstruo, 2007) con mi hija. Ella oficialmente no la estaba viendo porque le daba miedo,  solo estaba pintando, pero poco a poco se fue arrimando hasta la tele, y al final de la película ya estaba conmigo, gritándo “¡Qué peligro ese niño, pobrecito!”

Es una película para niños, definitivamente, aunque está simpática por el twist que le dan a la leyenda del Mounstruo de Loch Ness, ya que dicen que la famosa foto de 1934 es un engaño, pero que la historia detrás de ella es real. Un poquito desilusionante para mí, debo admitir, porque disminuyen al magnífico monstruo a categoría de mascota.

 chicadelpanda.com

@chicadelpanda

¡Qué vivan los cuentos de juguetes!

Dicen que un buen cuento es aquél que puede ser leído desde diferentes ángulos y que un buen cuento infantil es aquél que también entretiene a los adultos. Es el caso de mi película animada favorita de todos los tiempos: Toy Story, la cual he tenido el placer de rever con mi hija, con la motivación de Toy Story 3 que vimos en el cine. Aunque las secuelas 2 y 3 son excelentes también, para mí la mejor sigue siendo la primera, sobre todo ahora que la veo desde el ángulo de mamá.

Buzz es el hermanito que viene a desplazar al hermano mayor, Woody.  Los sentimientos mezclados de éste, sus rencores, reflejan la llegada del nuevo intruso. Pero solo hoy me di cuenta de otro ángulo de la película: cuando Buzz dice, lamentándose, porque ha descubierto que es un juguete: “un día estás defendiendo toda la galaxia, y de repente…!” . Es esa crisis que llaman de los cuarenta, pero que puede ser a cualquier edad. Un día todos, que nos creemos tan importantes, descubrimos que somos un ser insignificante entre millones de otros… pero el amor a otro nos salva y viene a darle sentido a nuestra vida.

Hay más lecturas que se le pueden dar a este cuento de  juguetes y me emociona saber que en el futuro podré volver a verla y descubrirlos.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadepanda.com