Dejar a un país solo

La paz puede ser fea cuando supone el silencio, la opresión y el sufrimiento. Es la paz que le encanta a los dictadores: te callas, te someto.

Si la paz puede ser fea, puede la guerra ser bonita?

Recientemente vi la película histórica “The Darkest Hour”, sobre la participación de Winston Churchill en la Segunda Mundial.

Cuando Hitler aun no había invadido el Gran Bretaña, el gobierno británico tuvo que decidir si negociar con Hitler o no.

Hoy día esa decisión parece fácil, pero en el momento no lo fue. Negociar con Hitler traía la ilusión de la paz. No hacerlo era guerra segura.

En la película, Churchill, siempre tan decidido en todo, dudó ante esta diatriba. El rey le dice que piense en qué haría el pueblo, y Churchill decide tomar el metro de Londres por primera vez en su vida, sin séquito, solo (esta parte del metro es ficción).

Cuando los pasajeros lo reconocen, lo saludan con respeto y él se pone a hablar con ellos. Les pregunta qué harían ellos. Negociarían con Hitler?

Lo que escuchó fue a un pueblo que no tenía ninguna duda: NO. Lucharían en las calles ellos mismos, así fuera necesario. Después de ese encuentro, Churchill no dudó más, y luego dijo una frase en la película (no sé si es históricamente cierta) que me heló los huesos: “Uno no negocia con un tigre cuando tiene tu cabeza en su boca”.

Más adelante, Estados Unidos, quien había permanecido neutral, entró en la Segunda Guerra. Sin la participación de este país, el Reino Unido también hubiera sucumbido ante Hitler, no importa cuán heroicos hubieran sido sus ciudadanos.

Algo que no sale en la película es que para vencer a Hitler, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, tuvieron que aliarse con Stalin. En otras palabras, dadas las circunstancias extremas, tuvieron que unirse con Rusia, un país con el cual jamás se hubieran aliado, de no haber estado en guerra.

A mí todo esto me recuerda tanto a la situación venezolana de 2019. Tanto se critica la intervención de Estados Unidos en Venezuela, y no se dan cuenta que el país está en circunstancias extremas, y que aunque Estados Unidos quiera “hacer negocio” con su petróleo (seguir haciendo, en realidad, ya que es una relación de necesidad y ganancia mutua), la alternativa a no recibir ayuda extranjera (la que sea necesaria, ya sea humanitaria o militar) es la muerte de miles de venezolanos.

Puede la guerra ser bonita? No lo creo; pero a veces las opción es entre morir peleando, o morir de hambre y mengua. La situación de Venezuela es desesperada, y causa gran indignación ver cómo tanta gente cae en el simplismo de pensar que “hay que dejar que los venezolanos solucionen sus problemas ellos mismos”. Sé que es difícil enfrentarse con la realidad de que las ideas de uno sobre cómo debe ser el mundo (en este caso, el socialismo) no son sino una fantasía creada por ciertas personas con sed de poder. Es más difícil aun renunciar a esas utopías cuando vives en un país que escogió a un presidente socialista, como lo es México. Nadie quiere que le quiten la ilusión de un futuro mejor, y aceptar que el socialismo es una desgracia en Venezuela, quiere decir que el socialismo también será una desgracia en México. Entiendo que es más cómodo creer la fantasía, que enfrentar la realidad; pero la realidad va a tocar la puerta tarde o temprano, y taparse los ojos ante ésta, no va a hacer que se vaya para otro lado.

https://www.cinemablend.com/news/1731500/did-that-pivotal-darkest-hour-scene-really-happen-joe-wright-fills-us-in

Anuncios

Roma y mi rabia

Vi la película Roma y es casi indiscutible que sea una obra de arte. Mi única crítica se refiere al desenlace, al cual le faltó verosimilitud. Ese final feliz no concuerda con la realidad de que la señora de la casa, al divorciarse, no tenía un empleo tan bueno como para mantener a ocho personas (ella, la mamá, cuatro niños y dos muchachas de servicio).

Dicen que las obras de arte deben generar emociones, sentimientos, o como mínimo, ponerte a pensar. Si medimos con esa vara a Roma, entonces es excelente, porque cuando terminó la película, yo estaba llena de rabia.

Rabia por cómo el señor de la casa le gritó a Cleo, por no limpiar la caca del perro; rabia por cómo la señora la trataba mal a veces, exagerando cualquier cosa que Cleo hubiera hecho o dejado de hacer; rabia porque la compañera de Cleo no le dijo qué tipo de persona era el primo de ella; rabia por el mismo primo que despreció a Cleo, solo por estar embarazada del bebé de él; rabia por cómo la mamá de los niños dejó a Cleo encargada de ellos en la playa, aun sabiendo que ella no sabía nadar… la lista sigue.

Creo que nunca me había dado tanta rabia una película. Me imagino que es por que tocó una zona muy sensible de mi alma, porque yo, al igual que tantos otros latinoamericanos, he sido parte de esa sociedad en que las Cleos son invisibles. Eso es lo que más rabia me dio; que Cleo, aunque era la protagonista de la película, al final, seguía siendo invisible.

Ojalá Roma gane muchos Óscares, pero sobretodo, ojalá la vea mucha gente. Con Roma, no solo se pone el foco de atención en quien nunca lo ha tenido, sino que te revuelve los sentimientos, como para asegurarse de que aunque nunca la vuelvas a ver, jamás la puedas olvidar. Aunque te quieras tapar los ojos, allí estará siempre Cleo, y no la vas a poder borrar.

El paquete del presente

Febrero 2018

Mayo 2018

El concepto del tiempo en ficción siempre me ha fascinado porque es símbolo de lo que es el tiempo en la realidad.

Como en la historia de Momo, de Michael Ende, en que los hombres grises quieren que la gente ahorre tiempo en sus bancos, o como en la película In Time, en donde los millonarios viven casi para siempre, mientras los obreros siempre tienen que trabajar para ganar tiempo.

O como en la película The Time Traveler’s Wife, en la que el hombre de la pareja desaparece repentinamente y sin control, para reaparecer en el pasado o futuro, por lo que la esposa siempre tiene que relacionarse con un mismo esposo, pero de diferente edad, dependiendo de la época en la vida en la que él reaparezca. O como en la fenomenal película The Curious Case of Benjamin Button, en que el protagonista, en vez de envejecer, se hace más joven (mientras que el resto de la gente sigue envejeciendo).

Tendemos inconscientemente a pensar que nuestra actual situación es permanente, a pesar de tener toda la experiencia que dice lo contrario. A veces desaprovechamos oportunidades, pensando que estarán allí siempre, y a veces nos dejamos llevar por sentimientos negativos, en la creencia de que una mala situación por la que pasamos, durará para siempre.

Pero todo cambia, para bien o para mal.

Y además, toda situación presente, viene empaquetada con otras situaciones, como un paquete de frutas que compras, en donde casi todas las manzanas están en su punto, pero hay un par podridas…. y viceversa (un paquete en que muchas manzanas están podridas, pero hay un par buenas).

Todo viene en paquete. Cuando uno acepta un cambio, digamos, mudarse de país, uno acepta la emoción de empezar en un nuevo lugar, pero también la nostalgia del sitio anterior.

Cuando uno le da la bienvenida a un cambio, hay que aceptar que aunque el paquete se vea hermoso, va a haber algunas manzanas que no nos gusten.

Perderle el miedo a la parte negativa del paquete es la única manera que tenemos de comenzar algo nuevo.

Al fin y al cabo, todo cambia, sencillamente porque el tiempo existe. No es mejor que uno sea el que escoge el paquete que uno quiere, en vez de dejar que la vida, por inercia, decida por uno?

La Gran Escritora

A veces no creo en mí misma. Leo y oigo toda esas frases que dicen “cree en ti mismo” (creo que incluso yo misma las he escrito) y pienso, “no. Es que no”.

Es muy fácil creer en uno mismo cuando todo está bien. Pero cuando no, hay que agarrarse de algo más.

A mí no me ha quedado otra alternativa que creer en algo más grande que yo. Es ese Algo que todos sabemos de qué se trata, y al que le hemos puesto muchos nombres.

Cuando vi la película Happy Feet, quedé fascinada con el hecho de que los pingüinos tenían su propia religión, y que Dios era llamado “El Gran Pingüino”. Genial. Yo también necesitaba a un Dios a mi imagen y semejanza. Así que desde hace rato llamo a Dios, cuando rezo, “La Gran Escritora”.

La Gran Escritora, como se imaginarán, va escribiendo mi vida, y yo voy hablando con ella mientras tanto, opinando dónde tenemos que darle más fuerza a la narrativa, cuándo deberíamos poner más acción, dónde hay reforzar el misterio, cuándo dejamos que la historia se ponga triste, etc. Pero además, la Gran Escritora también ME LEE.

Cualquier lector de ficción sabe cuáles son las implicaciones de lo que quiero decir, pero aclaro, por si no eres de ese tipo de gente. Cuando uno lee de verdad, uno siente todo lo que el protagonista siente, vive todo lo que él hace, llora cuando le pasan tragedias y hasta grita de alegría. Eso no sucede con todos los libros, pero cuando nos enganchamos con uno que nos encanta, vivimos a través de los personajes, como Bastián, cuando leía la historia de Atreyu, en la Historia Sin Fin.

Pues así mismo la Gran Escritora vive todo lo que yo vivo: llora cuando yo lloro, ríe cuando yo río. Por eso, aunque he tenido muchos momentos en que me he sentido sola, en las noches, antes de dormir, usualmente me acuerdo de que no lo estoy. Hay alguien allá arriba, leyéndome, acompañándome. Nunca estoy sola.

Así que cuando no creo en mí, creo en la Gran Escritora. En realidad, siempre creo en ella, porque ya tengo bastantes años vividos como para saber que aunque me sienta en la cúspide de la vida, todo  lo que sube baja, así que es mejor creer en algo que siempre sea constante (ya sea que en un momento específico crea en mí, o no).

Por cierto, la Gran Escritora se ve como Emma Thompson en la película Stranger than Fiction, en la que uno de sus personajes es real y la busca para convencerla de que no lo mate.

Hoy la Gran Escritora tenía ganas de bromear conmigo. Me vine a un parque que está cerca de la casa, me quité las sandalias, y me senté en el pasto a oír música y a terminar este texto.

Un hombre como en sus veintes se acercó a mí y me preguntó que si podía hablar conmigo. Nos ponemos a conversar y me cuenta que trabaja y estudia … en comercio internacional (lo que estudió y en lo que trabaja mi esposo).

De verdad Gran Escritora? Te estás riendo?! Te quedó muy divertido, jaja.

Pues sí me hiciste reír. Gracias.

El documental “El lado oscuro del chocolate”

The-Dark-Side-of-Chocolate-2010_7233

“Un niño de Burkina Faso puede ser comprado por 230 Euros, y eso sin regatear; el precio incluye el transporte y el uso indefinido del niño. A la mayoría de los niños jamás se les paga”.

Documental El lado oscuro del chocolate

Muchos niños son comprados para trabajar como esclavos en las plantaciones de Costa Marfil y producir el cacao que luego se convierte en el chocolate que comemos. “Los niños no se compran” le dije una vez a mi hija, cuando ella tenía como cuatro años. Legalmente no, pero ilegalmente sí.  Aunque ¿qué importa que sea ilegal o no, si compañías legales como Nestlé, Hershey’s, Mars, Kraft  o Cargill (por nombrar solo algunas) siguen comprando el cacao  de las plantaciones en donde trabajan estos niños esclavos?

No sabemos nada ¿O es que no queremos saber nada? En caso de que sí quieras saber, aquí te dejo el documental “El lado oscuro del chocolate”.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Los niños pobres de USA , documental de BBC

this_world_kaylie_2502359b

En USA

16 millones de niños son pobres

1 en 12 americanos están desempleados

Más de 1.5 millones de niños no tienen casa (homeless)

49 millones de personas  están por debajo de la línea de pobreza

El documental de la BBC muestra la cara infantil de la recesión, del desempleo y de todos los hogares que han tenido que ser abandonados por haber sido reposeídos por los bancos  (foreclosed). Aquí les dejo el video completo:

This World: America’s Poor Kids BBC Documentary

Para más información, ir al reportaje de The Telegraph, This World: America’s Poor Kids BBC

 @chicadelpanda

chicadelpanda.com

El tiempo en la película In Time

304925-in-time

La película de ciencia ficción In Time (2011) , por esas casualidades de la vida, tiene que ver con el libro Inferno de Dan Brown que me acabo de leer, ya que ambos tocan el tema del transhumanismo. La novela de Dan Brown es en el presente, pero uno de sus personajes principales es un científico transhumanista (no digo más, para no arruinarles la lectura). En el caso de la película futurista de In Time, la raza humana ya ha sido modificada genéticamente.

Recomiendo la película, recomiendo el libro, ambos me dejaron pensando. Pero en el caso de la película, el sacudón fue mayor, a lo mejor porque trata el tema del tiempo.

En la  película, la gente está programada genéticamente para dejar de envejecer a los 25 años y tiene un reloj que es parte de su cuerpo. El dinero es el tiempo: un café, cuesta 5 minutos, por ejemplo, y en teoría, la gente puede vivir para siempre, así como en nuestro mundo, en teoría, todos pudiéramos ser millonarios.

A partir de los 25 años las personas tienen que ganarse su tiempo, y el protagonista (Justin Timberlake) siempre ha tenido menos horas en su reloj de lo que tiene el día. Si no trabaja un día, no gana tiempo y muere. Los millonarios, al contrario, son inmortales.

¿Qué tan ricos en tiempo somos? ¿Cuántas veces decimos que no tenemos tiempo? En algunos artículos que he leído sobre la felicidad, y sobre investigaciones que se han hecho en este respecto, dicen que después de cubrir las necesidades básicas, (en cuyo caso, más dinero sí quiere decir más felicidad)  más dinero no quiere decir más felicidad. ¿Será que más tiempo sí da felicidad? Sí, pero tampoco demasiado: los millonarios inmortales de la película no estaban particularmente  felices tampoco.

¿Y entonces qué? Se me ocurre pensar que uno podría analizar el asunto del tiempo, como si fuera dinero:  después de tener cubiertas nuestras necesidades básicas de tiempo (en donde más tiempo sí es más felicidad) , más tiempo, no quiere decir más felicidad.

 

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com